Saltar al contenido Ir a la barra de herramientas Skip to footer

EL EDÉN MARINO

Luis Roberto Robles J.

En el Atlántico oriental, frente a las costas de Marruecos unos 50 km al norte de Tenerife, España (Islas Canarias), se encuentran dos pequeñas islas que pertenecen a Portugal y se llaman, Islas Salvajes. Debido a una antigua disputa por el territorio marino, entre España y Portugal, las medidas de protección alrededor de estas islas y la gran gestión que han hecho las autoridades ambientales de Portugal, han permitido que sus ecosistemas se mantengan intactos prístinos (no impactados por la actividad humana).

En 2015, un conjunto de instituciones de investigación de diferentes partes del mundo, entre las que destacan NatGeo, el Instituto Universitario de Portugal, el Instituto Waitt y University of West Australia, realizaron una expedición a las Islas Salvajes para evaluar el estado de la biodiversidad marina, tanto de las aguas oceánicas profundas como de las aguas costeras.

Fotos de stock gratuitas de animales acuáticos, bajo el agua, buzo

En esta expedición los científicos cuantificaron y evaluaron el estado de salud de las poblaciones de invertebrados, bosques algales, peces y otros vertebrados. En un principio, la expectativa de los investigadores eran moderadas, a pesar del recelo con la que los portugueses han custodiado estas islas, miles de embarcaciones navegan por las aguas de Atlántico esperando entrar o salir al Mediterráneo y cientos de cruceros de turismo surcan las aguas  con rumbo a las Canarias y aunque pasan varios kilómetros de distancia de las Salvajes, las aguas de lastre (agua de desperdicio de las embarcaciones y que pueden ser altamente contaminantes), podrían ser arrastradas por las corrientes hasta las pequeñas islas.

Las expectativas no solo crecieron entre el grupo de exploradores, sino que quedaron gratamente sorprendidos con la gran diversidad y ecosistemas en excelente estado que encontraron. En las aguas someras cercanas a la costa, observaron una alta abundancia de algas, invertebrados y algunos peces, pero sobre todo les llamó la atención la poca presencia de erizos, pues esto indica un gran equilibrio, de manera contraria, cuándo se observan grandes poblaciones de erizos formando páramos, es indicativo de sobrepesca. Otra señal de la buena salud del ecosistema fue la presencia abundante de lapas, estos moluscos son muy apreciados en la gastronomía mediterránea y debido a su sobrepesca están en riesgo de desaparecer de su medio natural. También encontraron 51 especies de peces, destacando que las poblaciones fueron numerosas, incluso de especies comerciales que han sido sobreexplotados como meros, jureles y peces ballesta.

El excelente estado de conservación de los ecosistemas alrededor de la reserva natural de las Salvajes es un destacado ejemplo de la buena gestión que no debemos perder de vista, y más aún, debemos tomar como ejemplo para la gestión de nuestras áreas marinas protegidas. Actualmente, el gobierno portugués analiza la posibilidad de extender la zona de protección de las Salvajes para brindar protección a otras especies como aves y mamíferos marinos y otros peces de importancia comercial como el atún.

Referencias:

Friedlander AM, Ballesteros E, Clemente S, Estep A, Gonçalves, E.J., Rose P, Shepard M, Thompson C, Meeuwig JJ, Sala E. 2016. Marine biodiversity and ecosystem health of Ilhas Selvagens, Portugal. Scientific Report to the Government of Portugal and the Regional Government of Madeira.

Buzo Irreconocible Tomando Fotos En Equipo En Caja Aqua

Deja un comentario