Saltar al contenido Ir a la barra de herramientas Skip to footer

4 LEYENDAS DE NUESTROS PUEBLOS ORIGINARIOS QUE NOS ENSEÑAN A AMAR LA NATURALEZA

La riqueza natural, histórica y cultural de nuestro país es vasta. El trópico de cáncer atraviesa la mitad del territorio mexicano que a su vez es bañado por los océanos Pacífico y Atlántico, donde también se forman cientos de islas y cuencas de gran tamaño como el mar de Cortés, el Golfo de México y el extremo norte del mar Caribe. En la parte continental, entre montañas, volcanes, valles y lagunas, se asientan importantes ecosistemas que contrastan, como el desierto del altar en Sonora y la selva húmeda chiapaneca.

Nuestra nación es el producto de una suma de culturas que le dan a México un misticismo reconocido mundialmente; sin embargo, parece que olvidamos lo privilegiados que somos y dilapidamos nuestra vasta riqueza en propósitos banales.

En este artículo, escrito en el bellísimo idioma español, herencia de nuestros antepasados europeos, te contamos cuatro conmovedoras leyendas de nuestros ancestros americanos, que dan muestra de la riqueza de nuestros valores.

1.- Tatei Haramara (Wixarikas)

En el principio sólo existía el océano y este era habitado por gigantes que no podían ver y se comunicaban con la mente. Un día habló Tatei Haramara, nuestra Madre el mar y le dijo a los dioses: —Hijos míos, tienen que competir entre sí para llegar primero a Wirikuta, lugar donde se incendió el sol—. Se fueron los dioses que eran personas, al igual que los cinco ríos. La Madre diosa del mar les dio semillas escogidas y les dijo: —Vayan sembrándolas por el camino—. Así lo hicieron, todos los ríos fueron sembrando las semillas, es por eso que hay árboles frutales y animalitos, la vida emana del amor de nuestra madre, el mar.

Gratis Cuerpo De Agua Durante El Día Foto de stock

2.- Nicte Ha (Mayas)

El príncipe Chacdziebdzib se encontraba muy enamorado de la hermosa Nicte Ha, la hija del guardián del cenote sagrado. Todas las noches se encontraban cerca de allí para amarse y sólo se separaban al amanecer. Su relación no era bien vista porque Nicte Ha no era una princesa, así que los sacerdotes del lugar decidieron poner fin a ese amor. Ordenaron en secreto que Chacdziebdzib se casara con una princesa de otro pueblo y determinaron que Nicte Ha fuera sacrificada. Un guerrero cercano al príncipe escuchó a los sacerdotes y se lo informó. El príncipe ordenó al guerrero buscar a Nicté Ha para tomarla por esposa, así no la podrían sacrificar, pero el guerrero fue asesinado misteriosamente. Chacdziebdzib fue a buscar personalmente a su amada al cenote sagrado, pero al encontrarla, una flecha que surgió de las sombras espesas atravesó el corazón de la mujer, quien cayó a lo profundo del agua. Lleno de dolor, el príncipe suplicó a los dioses piedad, estos escucharon y se compadecieron, transformaron a Nicté Ha en un lirio y el corazón de Chacdziebdzib en un cardenal, desde entonces en todos los cenotes puede verse, al llegar el alba, al hermoso pájaro posarse sobre la flor.

Gratis Flor Blanca En Cuerpo De Agua Foto de stock

3.- Mayahuel (mexica)

Mayahuel vivía en el cielo con su abuela Tzitzimitl, diosa de la oscuridad, quien la cuidaba celosamente impidiéndole salir sin su permiso a riesgo de quitarle incluso la vida. Un día, los dioses sintieron lástima de las personas que tenían comida y sustento, pero nada para alegrarles el corazón que les hiciera cantar o les produjera placer y gozo. Entonces discutieron sobre lo que les podrían regalar, pero no se ponían de acuerdo. Fue así como Quetzalcóatl se acordó de Mayahuel, quien además de su belleza, la joven poseía una planta curativa que les daría a las personas alegría. Convertido en Ehécatl (viento), el dios decidió viajar una noche en busca de Mayahuel; al encontrarla le dijo: —Te vengo a llevar al mundo de los hombres para compartir tu planta—. A pesar del riesgo de enfrentarse a la furia de su abuela, la doncella decidió escapar con el dios. La joven pareja se enamoró en el camino, prometiéndose amor eterno al finalizar su misión de entregar la planta a la humanidad. Cuando llegaron a la Tierra, tomaron la forma de un árbol de dos ramas, pero pronto Tzitzimitl se percató de la ausencia de Mayahuel y fue a la Tierra a buscarla, entonces el árbol se partió en dos, quedando una rama, mientras que, a merced de la furiosa abuela, la rama de Mayahuel fue partida en varios pedazos. El joven dios volvió a tomar la forma de Ehécatl y reunió los huesos de su amada los cuales enterró y de ahí surgió el maguey que al raspar su tronco surge el dulce líquido que tanto alegra el corazón de las personas.

Agave parryi de cerca

4.- El origen de la Tierra (Konkaak o comcaac)

Cuentan que hace muchos años, sólo existía el mar, el cielo y los animales marinos. Un día, los animales decidieron bajar al fondo del mar para conseguir arena y crear la Tierra. Varios lo intentaron pero era tan profundo que ninguno lograba llegar. Tocó el turno de la Caguama, la tortuga más grande que haya existido. Tras un largo camino llegó hasta el fondo y tomó arena con sus patas, la cual cayó mientras nadaba. Por suerte guardaba en sus uñas la suficiente para formar la Tierra. Fue así como se creó la Tierra en la que estamos.

Gratis Fotos de stock gratuitas de agua, animal, animales en la naturaleza Foto de stock

Deja un comentario